Mantenerse activo es esencial en todas las etapas de nuestra vida, pero es particularmente importante en la última porque mejora nuestra salud y evita el sedentarismo. Esto genera un mejor ánimo, incrementa las defensas de nuestro cuerpo y hace sentir a nuestros adultos mayores mucho más ágiles en su día a día.

Incentivar actividades físicas diarias, adaptadas a las posibilidades de los residentes de cualquier casa de reposo, mejora mucho su calidad de vida. Con 30 minutos al día de este tipo de prácticas será suficiente para obtener los beneficios que ofrece alejar el sedentarismo de sus vidas.

Por otro lado, les permitirá ver que emplean su tiempo en algo y evitará el aburrimiento. También ofrece la oportunidad de convivir con otras personas en su misma situación, lo que promueve la socialización.

Como familiares de un adulto mayor, es necesario saber que en muchas ocasiones ellos sienten que no tienen propósito, así que tener un tipo de activación física puede servir como un objetivo por el cual emocionarse.  

En Casa de Reposo Mis Hermosos Luceros tenemos clases de ejercicio y actividades recreativas que les permitirán a tus familiares tener esparcimiento, diversión y buenos momentos. Conócenos y comprueba que somos el mejor espacio para ellos.